Los trabajos realizados en el observatorio requerían de un gran número de cálculos, por lo que la compra de las primeras calculadoras mecánicas a principios del siglo XX, fue un gran progreso para las investigaciones llevadas adelante en la institución. En la planta superior del OAC pueden apreciarse varios de estos dispositivos que fueron empleados a lo largo del tiempo, entre las cuales se destaca la calculadora marca Monroe modelo LA-160 X. La misma fue la utilizada por el astrónomo Jorge Bobone para las “reducciones” de las observaciones del asteroide Eros realizadas en 1931, célebre trabajo que posibilitó la determinación del valor actualmente aceptado de la distancia Sol – Tierra, denominada “Unidad Astronómica”, base para la escala de distancia empleadas en astronomía

Máquina de calcular Monroe LA-160 X

Post navigation