El estereocomparador o “blink”, fue uno de los tantos instrumentos diseñados en vinculación con la aplicación de la fotografía a la investigación astronómica.

Esta técnica se impuso entre fines del siglo XIX y principios del XX, debido a la ventaja de poder registrar en forma permanente un gran número de objetos, mucho más débiles que los que podían observarse directamente con el telescopio. El estereocomparador que se expone en la planta baja del OAC, llegó a la institución en 1913 junto con otros aparatos, para ser utilizados junto al telescopio de 1,5 metros de Bosque Alegre. Este instrumento se pensó para dar solución al problema de comparar dos placas fotográficas de un mismo campo estelar – obtenidas en distintos momentos – con el propósito de
identificar diferencias entre las mismas, una cuestión no menor teniendo en cuenta que podían incluir miles de objetos y los cambios ser sutiles. El bello dispositivo del observatorio fue empleado en el descubrimiento de un gran número de estrellas variables y asteroides a lo largo de muchas décadas de uso.

Esta noche visita guiada: veni a conocer este instrumento

Post navigation